Reciclaje de consumibles de impresión


Reciclaje de consumibles = Beneficio ecológico

    - La industria del reciclado de cartuchos de impresión evita que más de 40.000 toneladas de plástico y de 80.000 toneladas de desperdicios sólidos se acumulen sobre la superficie de la Tierra, y se ahorren millones de barriles de petróleo en la fabricación del plástico de los cartuchos.

    - En los últimos diez años más de 250 millones de cartuchos de impresora han sido vertidos en los centros de recogida de residuos. ¡Tengamos conciencia ecológica y no tiremos los cartuchos!.

    - El reciclaje de consumibles es una industria en pleno desarrollo, en Estados Unidos se está reciclando el 60% de los consumibles y en España sólo el 15%, pero a corto plazo se espera duplicar y triplicar el porcentaje.

    - El "regenerado o remanufacturado" es un proceso profesional realizado con maquinaria industrial bajo un riguroso control de calidad (verificación de los componentes del cartucho, limpieza, sustitución de partes deterioradas o gastadas, llenado con materias primas de primera calidad, testeos, pruebas de impresión...)

    Es diferente al simple "reciclaje o reciclado" también llamado comunmente "rellenado o recarga", procedimiento "no profesional" realizado con jeringas y otros métodos "poco recomendables" y de baja calidad.



5 ventajas de nuestros cartuchos:

1. Llegan a ser hasta un 60% más económicos que los      originales con igual rendimiento y garantía.

2. Contienen más cantidad de tinta y tóner ya que se aprovecha      la máxima capacidad de los cartuchos.

3. Tienen garantía total de satisfacción, si no queda satisfecho      reemplazamos el cartucho o reembolsamos el dinero.

4. Servicio a domicilio gratuito, recogemos y entregamos los      cartuchos en las instalaciones del cliente.

5. Ayudan a cuidar el medio ambiente, el remanufacturado de los     cartuchos reduce el vertido de residuos contaminantes.


    El La normativa de la Unión Europea ampara el uso de cartuchos reciclados liberalizando el mercado de consumibles informáticos. La normativa declara que ningún fabricante de impresoras puede obligar al consumidor a comprarle sus cartuchos para poder hacer efectiva la garantía, considerándose una práctica ilegal.